LITERATUYA
 escribo porque escribo y porque tú

REVISTA DE LITERATURA

 
 Revista de Literatura » Informes » Venecia  

  

> LITERATUYA
>> INFORMES
RELATOS
POEMAS
ESCRITOS...
CLUB de los Cronopios


INFORMES

Desde mi herida
de Daniel Verdú
El calor del dinero
Kick out the jams...

de Guillermo Gill
Feliz Navidad

de Rosa Mora
Los espias de Orwell

Materiales para una expedición
de Pedro Ugarte
Acerca de la fe
Arte poética
Ultimos movimientos
El peso del Universo
Un mundo de mentiras

El Gran Juego
de J.L.Caballero
• ¿Dónde estábais...?
• El mundo real

Nihilismos
de Bardinovi
• Amor
• Ciberespacio
• Trabajo
• Extinción

Fast Note
de Pere López
•  (aclaración)
• Poesía contracultural
• Like a bird

En Letras de Molde
de J.M. García Ferrer
Venecia
El vecino del tercero...
• La flecha verde
• En un mundo que...
• Obediencia debida
• Rascando en eso...
• Cuentos de la luna...

Arcadia también esta noche
de J.M. García Ferrer
•  La morte rouge
•  Las criaturas de...
• ¡Bergman aún vive!
• Enseñanzas útiles
• Como campo de...
• Buster contra la...

de Ignacio Ortolá
Lecturas olvidadas
Acodado en mi tonel...

de Carolina Alfaro
El cielo
El espejo roto

de Emilio Arnaiz
Mi primer amor
Sostiene García
Simplemente 2003

de Victoria Gómez
Preludio de un secreto

de Sister Ray
Esquisse III

de Arturo Montfort
Enrique Vila-Matas
Muerte de Narciso
Idiota e impostor
Como polvo de...
¿Quieres hacer el...
Yesterday
Otoños de buenos...
LEVI testigo de cargo
Mi guardaespaldas...
Un hombre que...
Tu dibujo es pausado...
Future
Cambio de sexo


En letras de molde
VENECIA
de Juan Manuel García Ferrer

Philippe Sollers

“La aparición de Pound, en la primavera, por las Zattere, era un acontecimiento mítico. Alto, erguido, delgado, muy apuesto, cabello blanco y barba blanca, con o sin sombrero, dux surcando lentamente el aire al borde del agua, parecía venir de otro planeta o del otro lado del espejo, viejo león indomable.”

En el fondo, esto es, creo, lo que le pido a todo libro que me pongo a leer: que te transmita imágenes poderosas como ésta, que se te queden grabadas. Y ésta que ofrece Philippe Sollers en su Diccionario del amante de Venecia (Paidós, Barcelona 2005) es, sin duda, una a recordar cuando, en un próximo viaje, uno recorra los Zattere. O en cualquier momento en que, por cualquier motivo, Venecia se pasee por tu imaginación. El filósofo Philippe Sollers es, sin duda, una de las que tiene asociadas a Venecia. Una imagen compartida por su mujer, la también escritora Dominique Rolin, como él ya se encarga de destacar, al incluir en el mismo libro, en la entrada del diccionario que le dedica, un pasaje de Les éclairs, una de sus novelas, en que rememora éste u otro encuentro con Ezra Pound:

“(...) Su cabello blanco brilla bajo las farolas. Tiene la cabeza un poco echada hacia atrás, la mirada fija, dura, en otro lugar, cerrada, lejana. Sin ocuparse de la familia que le sigue, avanza con una economía rítmica de los músculos y las articulaciones: es lo que hacen los ancianos altos. El esqueleto –la muerte- está en primer plano. Apoyado en su bastón, marca el compás de sus pasos, firmes, apenas discontinuos. Pasa por delante de nosotros. Es claro, preciso, elegante. Su rostro barbudo y muy blanco es una construcción de espuma. Se aleja. Sube las escaleras del puente. En lo alto se detiene. Tal vez mira la orilla brillante de la isla un poco borrosa en la distancia. O tal vez mira en su interior ayudándose de la distancia. A continuación desliza su brazo bajo el de la mujer que se ha reunido con él: juntos descienden al otro lado del puente. En cuanto desaparece de nuestro campo de visión, nos vemos obligados a repetir mentalmente su recorrido. (...)”.

Supongo que no será justo ahí, pero da lo mismo: Me imagino la escena descrita en el mismo puente de Venecia en que Woody Allen se hacía el encontradizo con Julia Roberts en Todos dicen I love you...

Debo confesar que fui por primera vez a Venecia por la insistencia de Teresa. Me resistía un montón. Tenía un miedo atroz a ese escenario de masas turísticas, embelesadas por el momento decisivo que estaban pasando y por las postales “artísticas” que iban a perpetrar, para recordarlo, con sus cámaras. Pero, junto al agobio (excepción hecha de una madrugada a recordar) de la Plaza San Marcos y alrededores, vi que se podía obviar todo eso, yendo por otras zonas, que descubrí vivas, de verdad, y entre éstas el Dorsoduro, cruzando el puente de la Academia. A la segunda visita ya fui con la determinación de vivir lo más posible por esa zona, y ciertamente tomar el solecillo por los Zattere o ver pasar de repente un barco descomunal, increíble, por el canal de la Giudecca, se demostró algo grande. Con satisfacción leo ahora que Philippe Sollers cuenta, dando explicaciones no demasiado divergentes de las mías, el porqué ésa es su zona, donde ha pasado no el par de semanas acumulando tiempo (¡ay!), de un servidor, sino largas estancias durante muchos años. Ni que decir tiene que reafirmaciones de tus ideas de este tipo son las que le hacen a uno comprar un libro...

Un aviso para navegantes, no obstante: No es que el libro de Sollers esté lleno de imágenes de éstas, que permiten ser mantenidas permanentemente asociadas a Venecia. De hecho, las entradas del diccionario sobre lugares concretos de la ciudad (las iglesias, los Zattere, el Arsenal) son escasas, y son los pintores, los músicos y, sobre todo, los escritores relacionados con Venecia sus principales protagonistas. Más que un diccionario sobre Venecia, pasa a ser, entonces, un diccionario sobre las impresiones que Venecia y sus artistas han causado en otros artistas. Todo, con una tesis precisa: frente a los ciegos definidores de Venecia como tópica y melancólica metáfora de la decadencia, de la muerte, se encuentran los (pintores, músicos, escritores del pasado o actuales) que reconocen en ella la potente energía de la resurrección.

Aún sin muchas de esas imágenes para echarse al talego, la semilla ha fermentado en terreno válido. En esta misma colección se encuentran el Diccionario del amante de la India, de Jean Claude Carrière, y el Diccionario del amante de Grecia, de Jacques Lacarrière. Intento seguir las cosas de Carrière en todo su amplio espectro, pues llegan muy fácil y satisfactoriamente, por lo que habría escogido el primero, pero como no he estado nunca en la India ni tengo intención, por el momento, de ir allí de forma inmediata, me he comprado el segundo, aún –confieso mi ignorancia- desconociendo por completo a Lacarrière. De Carrière a Lacarrière. Continuará, pues.

de Juan Manuel García Ferrer
En letras de molde

 

Otras Literaturas
autoretrato Carles Verdú
• Conversaciones
  por Ferran Jordà
  y Arturo Montfort
• Retratos
• Ilustraciones de   Cortázar
Libro de artista

Juegos y acertijos
Ambigrama
 Anagramas
 Sam Loyd
 Enigmas, acertijos y rompecabezas clásicos
 Ambigrama: De joc a joc
• Ambigramas
• Enlaces


Novedades
 Novedades editoriales
 Anhelo de vivir
 Textículos bestiales
• Materiales para una expedición
 Lo que queda del día
 El corazón de las tinieblas



Autores
George Steiner
Julio Cortazar
John Le Carré
Vladimir Nabokov
Umberto Eco
Lewis Carroll
Raymond Carver







Cronopios | Informes | Relatos | Poemas | Juegos | Otras Literaturas

diseño de páginas web
 diseño web | posicionamiento en buscadores | promoción web © Literatuya